Archivo de la categoría: Réplicas

Replicas de artículos de películas o televisión.

Abierta nuestra tienda on-line

Una breve entrada para comunicaros que ya tenéis a vuestra disposición nuestra tienda virtual. En ella encontraréis casi todos los objetos de los que hablamos en este blog y algún otro del que aún no hemos hablado, pero que en realidad no necesita presentación, como el Calco del Grial, o unos vasos inspirados en Juego de Tronos.

Poco a poco esperamos ofreceros las cosas que se nos ocurra ir haciendo, y esperamos que os gusten. Nosotros nos divertimos haciéndolas y disfrutamos del proceso desde que nace la idea hasta que se hace realidad.

Bienvenidos

Juego Real de Ur

 

 

El Juego Real de Ur es uno de los más antiguos que se conoce, junto al juego egipcio del Senet. También llamado “juego de los 20 cuadrados” y ya se jugaba en Mesopotamia en el 2600 a.C. Es un juego para dos jugadores, cada uno con siete fichas (negras y blancas) y tres dados piramidales.

El tablero y las fichas están basados en las tablillas encontradas en la ciudad de Ur, una de las ciudades más importantes de la antigua Mesopotamia, durante las excavaciones en la década de 1920 por el arqueólogo inglés Leonard Woolley. Las excavaciones se prolongaron hasta 1934 y allí fueron encontradas dieciséis tumbas que denominaron como las “Tumbas Reales de Ur”.

Las piezas encontradas, una de las cuales se conserva hoy en el Museo británico de Londres se componen de un tablero de madera con incrustaciones de concha, piedra caliza roja y lapislázuli así como unas pequeños discos de concha y tres dados piramidales, marcados en dos de sus vértices.

Las veinte casillas están decoradas con diversos diseños, distribuidos de forma simétrica.

En los diferentes tableros similares encontrados siempre destacan por estar en la misma posición los cinco rosetones, por lo que se consideran casillas especiales. Otros cuadros están decorados con  “ojos de la suerte” puntos y círculos concéntricos.

Las reglas del juego originales son desconocidas pero hay varias posibles reconstrucciones basadas en una tablilla de arcilla con escritura cuneiforme de origen babilónico del 177-176 a.C. y que permite suponer que era un juego “de persecución” como el Senet, predecesor de los actuales parchís y backgammon.

Se trata de que los dos jugadores muevan sus fichas a través del tablero según la puntuación obtenida con los dados.

Aquí os exponemos una de las versiones, basada en la interpretación del Museo Británico:

Objetivo:

Completar el recorrido con las siete fichas antes que tu oponente

Cómo jugar:

La puntuación de los dados según el número de vértices marcados es la siguiente:

–          Un vértice sin marcar: Un punto, el turno pasa al oponente.

–          Dos vértices sin marcar: Cero puntos, el turno pasa al oponente.

–          Tres vértices sin marcar: Cuatro puntos, y se vuelve a tirar.

–          Tres vértices marcados: Cinco puntos, y se vuelve a tirar

Con la primera tirada de dados resolvemos quién empieza el juego.

Una ficha entra en el tablero por la casilla de entrada si conseguimos una tirada de 4 o 5 puntos.

Una vez en el tablero, las fichas hacen su recorrido según la puntuación de los dados.

Cuando las fichas se encuentran en la fila central pueden ser atacadas si una ficha del oponente cae en el mismo cuadro, de manera que la ficha atacada será retirada del tablero para volver a comenzar.

Las casillas de los rosetones son casillas seguras, las fichas que estén en un rosetón no pueden ser atacadas.

Para salir del tablero la ficha tiene que caer exactamente en la casilla de salida, de ser mayor la puntuación obtenida se recorrerá en sentido inverso hasta completarla , una vez allí, la ficha saldrá  del recorrido cuando consiga una puntuación de 4 o 5.

Versión larga:

Una vez llegados a la casilla final, le damos la vuelta a la ficha y recorremos el tablero en sentido inverso, para finalizar el recorrido por la casilla de entrada. En esta modalidad de juego, las fichas sólo podrán ser atacadas por otras que vayan en el mismo sentido.

Os presentamos aquí nuestra interpretación del tablero y las fichas.

Se trata de una reproducción en resina pintada a mano.

Se presenta en una caja de madera a juego, con compartimentos para las distintas piezas.

Ya está disponible en nuestra tienda.

No disponible en caja de madera.

Marco «Partners in time» Regreso al futuro III

Como os habréis dado cuenta, por las cosas que os hemos enseñado hasta ahora, nos gusta hacer réplicas de cosas que salen en las películas, porque es una buena manera de aprender y de enfrentar nuevos retos.Un día alguien en un foro dijo: ¿Alguien se atreve a hacer esto? y allá que nos pusimos.

Este marco es el que le regala Doc a Marty cuando vuelve del «oeste», como recuerdo de su estancia allí. En realidad sale unos fotogramas nada más, pero la foto es muy conocida, y a muchos admiradores de la pelicula, les gusta tener un marco parecido.

En este caso partimos  absolutamente de cero, puesto que no hay (o no hemos encontrado) molduras comerciales con esa misma forma. Así que allá que nos fuimos a buscar listones de pino de distintas medidas para armar el marco.

En cuanto al color, como no se distingue muy bien en la película, nos hemos decantado por el caoba envejecido con betún de judea.

En el original se supone que los adornos son de metal repujado, así que con una lámina de estaño y un poco de paciencia sacamos unos originales de los que con alguna que otra dificultad (se ve que la silicona y el estaño no son buenos amigos), pudimos sacar un molde.

Las copias pensé cargarlas con aluminio, para que saliesen ya con aspecto metálico, pero al pulirlas se perdía parte del relieve, así que un poco de pintura, un envejecido y listo.

Éste ha sido el resultado. Con su passepartout y la dedicatoria.

Y esta otra foto para comparar:

partners in time

Aunque no es perfecto, a todos los fans que conozco y que han querido uno les ha gustado mucho, y siempre es una satisfacción para nosotros cuando escriben y dicen: «Ya me ha llegado. ¡Me encanta! »

Hay varias fotos circulando por la red, que algunos aficionados han ido modificando, así que los hemos distribuido con el passepartout sin cortar de manera que cada cual ponga la que más le guste, y escriba la dedicatoria a su manera. Incluso hay quien nos ha pedido los adornos nada más porque se quiere hacer el marco él mismo. Pues claro, siempre he pensado que la mejor réplica para coleccionar (bueno, la mejor no, pero la más satisfactoria) es la que te has hecho tú mismo. Así que animo a todo el aficionado a este tipo de colecciones a que se ponga manos a la obra.

Ya disponible en nuestra tienda.