El Santo Grial


“La búsqueda del Cáliz de Cristo es la búsqueda de lo que hay de divino en nosotros”

Marcus Brody

Andar por el mundo siguiendo la pista del Santo Grial es muy cansado, así que hace unos años me decidí a hacer el mío, por supuesto réplica del que aparece en Indiana Jones y la Última Cruzada. Se trataba, como siempre de aprender partiendo de una cosa que me gusta y me divierte. Para réplicas más fidelignas y obras de arte ya están mis amigos Fedora_Smith y Restaurajones que hacen auténticas maravillas.

Como para casi todos los elementos de atrezo de las películas (props) se hicieron varios, y según el fotograma que seleccionemos veremos ligeras diferencias, pero en mi caso no se trataba de exactitud, sino de diversión, así que no voy a entrar en esas profundidades.

He de reconocer que de toda la vida al oír “es la copa de un carpintero”, pensaba que se trataba de una copa de madera…hasta que me dí cuenta de que no tenía por qué ser así, sólo se referían a una copa humilde. Yo quise aprender a hacerla de escayola con una terraja.
Partiendo de distintas imágenes de la película hice un plano para cortar los negativos que iba a necesitar, y ya que lo tenía, lo modelé en 3D para hacerme a la idea de cómo iba a quedar.

El método consiste en ir añadiendo escayola sobre un eje hasta que llegue a la “plantilla” que le dará la forma, por eso la plantilla es el negativo de la forma que queremos obtener.En este caso, para obtener la parte cóncava necesitamos hacer una pieza previa con la forma del interior.

Vueltas y vueltas echando escayola poco a poco hasta que conseguimos la pieza. Como la terraja la corté a mano en una plancha de pvc, tiene imperfecciones, pero en realidad me gusta ver esas pequeñas mellas en el grial terminado.

Sobre esta, digamos, media esfera (aunque no lo es) vamos a construir la verdadera copa, pero para poder seguir echando escayola y que no se quede pegado, primero hay que tapar los poros y darle algo de desmoldante. (En este caso tapé los poros con cola blanca diluida y usé cera como desmoldante, ya que no tenía los productos específicos a mano, se apaña uno con lo que hay, que también es parte de la diversión)

Y más vueltas, y más escayola, poquito a poco..vamos llegando al borde de la terraja… y fin, copa acabada.



Una vez fuera del eje y separadas la pieza interior y la copa en sí, tapé el agujero que había dejado el eje en el centro con un poco de escayola y lo dejé secar.

A la hora de pintar utilicé rojo inglés para el fondo y pan de oro, que para no alargarme mucho aquí porque es un poco entretenido, no voy a explicar cómo se aplica (entre otras cosas porque no soy ni mucho menos experta). Si alguien tiene curiosidad hay muchos sitios en internet donde lo explica gente con más experiencia que yo.


Y para envejecerlo…bueno, puede que no sean métodos muy ortodoxos, pero fui dándole capas con un trapo de lo que se me iba ocurriendo. Pintura blanca, pintura gris, laca y polvos de talco…hasta meterlo en una bolsa con arena y agitarlo un rato.
Este fué el resultado.



Espero que os guste tanto como a nosotros. De vez en cuando bebemos un trago, por eso nos conservamos tan jóvenes.