Mi casco.

Hace cuestión de un año me saqué el carnet para conducir motos y para las prácticas y eso, me compré un casco. Un casco modular gris-plata totalmente con un par de adornos negros. Cuando he podido tener moto por cierto, también gris-plata, me decidí a personalizar dicho casco.

Mi casco
Mi casco original.

Como fan de Star Wars, pensé en ponerle el símbolo de la Alianza Rebelde detrás en grande. Como me parecía poca cosa, encontré por internet unas imágenes de unos cascos de los Clone Troopers que me encantaron y dije, pues se los voy a poner al casco. De nuevo las ventajas de tener una cortadora de vinilo. Me puse manos a la obra y corté todo lo que le iba a poner al casco en vinilo negro. Los cascos de las tropas clon, no supusieron ningún problema a la hora de colocarlos. El símbolo de la Alianza fué mas difícil de poner puesto que ahí el casco tiene casi forma esférica, es decir, tiene curva de izquierda a derecha y de arriba a abajo. Esta parte, la más complicada, requirió del uso de un secador de pelo normal y corriente y calentar bien el vinilo mientras se colocaba ya que así se estira el vinilo y se pega mejor. Eso si, hay que tener mucho cuidado ya que al estirarse el vinilo, también se deforma, con lo que hay que intentar que, al colocarlo, nunca pierda su forma.

Trasera
Parte trasera del casco

Y esto ha sido todo por hoy.

Howler de Harry Potter

¿Qué es un Howler? Pues según el mundo de Harry Potter creado por J.K. Rowling, un Howler es una carta mágica que ella misma se lee con un volumen muy alto y en tono agresivo, como una reprimenda. Pues bien, en la larga saga de Harry Potter esta escena aparece en la segunda película de la serie, «Harry Potter y la cámara de los secretos» y la recibe Ron Weasley enviada por su madre. El Howler dice lo siguiente:

¡¡Ronald Weasley,  tú, ¿como te atreves a robar el coche? Estoy absolutamente disgustada, tu padre se enfrenta a una investigación en su trabajo y todo ha sido por tu culpa. Si se te ocurre volver a pasarte de la raya, te traeremos derechito a casa. Oh, Ginny hija, enhorabuena por ser de Griffindor, tu padre y yo estamos orgullosos. Pfrrrrrrrrr!!

Pues aquí teneis nuestra versión del Howler, eso si, ni se mueve ni grita, pero queda de lo mas resultón, es más a mi, personalmente, me gusta mas esta versión porque si bien no se mueve ni grita, tampoco se «autodestruye» al terminar de leerse. Está realizado en aluminio y sujeto a una peana de madera mediante un tornillo. La sensación de estabilidad y rigidez es muy buena y como elemento decorativo freak es tremendo.


Howler
Réplica del Howler

Espero que os guste tanto como a nosotros.
Disponible en nuestra tienda online