Cómo hacer el molde de una cara (Alginato y escayola)

Muchos de nosotros hemos hecho alguna vez en el colegio o en casa una máscara usando vendas de escayola.

Esta vez vamos a ir un poco más allá, sin llegar a utilizar métodos y materiales profesionales como el látex o la silicona, se pude hacer una reproducción bastante fiel de una cara (podríamos haber hecho la cabeza entera, pero lo que nos interesaba en ese momento era la cara y parte de las manos).

Para ello lo que vamos a utilizar es «alginato dental» que es lo que se utiliza para hacer negativos de la dentadura. Es un polvo que mezclado con agua se convierte en una pasta que gelidifica en unos minutos y nos permitirá hacer una sola copia, ya que el molde se estropeará en cuanto acabe de secarse.

Cuando buscábamos información sobre el alginato en todas partes decía «lo puedes encontrar en cualquier almacén de material dental», pero se ve que nosotros éramos los únicos que no tenemos depósitos dentales a la vuelta de la esquina… (De verdad, preguntamos en varios sitios y no era tan sencillo, al menos aquí en Sevilla). Por casualidad conocimos a unos protésicos que nos regalaron un poco, y al final con el tiempo hemos encontrado nuestro proveedor, que también vende online, así que aquí lo tenéis:

http://www.sumbeart.es/53-alginatos

Este proveedor es para comprar en España.

Para los que viváis fuera de aquí recomiendo:

http://www.smooth-on.com/Life-Casting-Alja-/c3_1185/index.html

Que por cierto tienen unos materiales chulísimos, si os interesa alguno el proveedor en España es el del primer enlace que he puesto. (Os doy estos dos enlaces porque son sitio en los que confío, no por que me lleve nada de ellos).

La fabricación del molde es sencilla, aunque os recomiendo que tengáis el material para el vaciado (con lo que se va a hacer la copia) preparado, porque el alginato cuando se acaba de secar, puede resquebrajarse.

1.- Preparar al modelo:

El alginato no representa ningún peligro, pero en el caso de moldes de cara hay que tener en cuenta que el modelo va a estar un rato con la cara completamente cubierta y no se va a poder mover. Es posible que para algunas personas esto represente un problema. Tampoco va a poder hablar, así que conviene estar de acuerdo en alguna seña por si siente la necesidad de que le quitemos la máscara.

Con la cara limpia debemos recoger el pelo y cubrir cejas y pestañas con un poco de vaselina para que no se queden pegadas al molde.

Para que pueda respirar bien podemos poner un par de tubitos en los agujeros de la nariz. Nosotros no lo hicimos, simplemente tuvimos cuidado de no obstruir la entrada de aire, pero insisto en que es recomendable.

2.- El Alginato:

Hay distintos tipos, con más o menos tiempo de trabajo y algunos cambian de color cuando van secando (alginato cromático). Si la superficie de trabajo es grande (como en este caso) no estarían de más unas manos extra para ayudarnos, porque conviene cubrir todo de una vez. Si se hace de varias tandas, el alginato no pega bien sobre él mismo y aparecerán arrugas e imperfecciones.

Mezclamos el polvo con agua muy fría (cuanto más fría más tiempo de trabajo tendremos) en las proporciones que indique el fabricante. Sí, yo lo hago a ojo, pero porque tengo práctica.

Cubrimos toda la superficie de manera uniforme mientras el alginato todavía es una pasta más bien líquida. En cuanto empiece a endurecerse quedarán espacios sin cubrir y en las siguientes fotos veréis lo que pasa en esas zonas.

Dejamos secar unos minutos hasta que haya cambiado completamente de color en el caso del alginato cromático (cuando lo mezclas es rosa y cuando seca se pone blanco) o hasta que se toque y no quede huella (aunque sigue siendo flexible).

Hay que estar atento en todo momento al bienestar de nuestro modelo.

3.- Las vendas:

Si intentásemos quitar ahora la máscara se nos haría pedazos, así que necesitamos algo que haga de caja, o recipiente. Eso lo conseguimos con vendas de escayola, que podemos comprar en cualquier farmacia.

Para colocarlas sólo tenemos que hacer tiras de un tamaño que nos parezca manejable e ir metiéndolas en agua para que se vayan pegando.

Procuramos cubrir toda la superficie, a ser posible en distintas direcciones para hacerlo más resistente, y pasamos la mano por encima de las vendas para extender la escayola y que pegue bien.

En este momento una advertencia: Las vendas tardan más en secar y cuando lo hacen impiden completamente el movimiento, así que hay que asegurarse de que el modelo está en una posición cómoda. Miguel, que fue el modelo en este caso, echó la cabeza hacia atrás para facilitarnos la colocación de las vendas y luego estaba incómodo.

4.- Desmoldado:

Una vez seca la escayola comenzamos con mucho cuidado a desmoldar. Mejor si el modelo puede ir haciéndolo con nosotros para ir a su ritmo y asegurarnos de que no le hacemos daño.

Una vez en nuestras manos observaremos que ha quedado impreso cada detalle. En la foto se produce un efecto óptico por el que parece que estamos viendo el positivo, pero aún no hemos llegado a eso, esta foto es del molde (negativo)

5.- Vaciado:

Hacer moldes y reproducciones es todo un arte, pero en este caso como sólo hemos reproducido la cara, y además el molde es para una sola copia, no hay complicación. De lo único que nos tenemos que acordar es de tapar los agujeros de la nariz, para que no se salga el material.

En nuestro caso, rellenamos el molde con escayola (se puede comprar en cualquier tienda de bricolaje o almacén de construcción) y dejamos secar.

6.- Obtención de la pieza final:

Cuando la copia está dura (aunque aún tenga humedad, con que esté dura basta) podemos ir «pelando» la capa de escayola y la de alginato.

Como veis en las fotos, en las cejas ha quedado exceso de material, eso es porque ahí no aplcamos bien el alginato y quedaron huecos, la escayola es muy fácil de manejar así que podremos arreglar esos desperfectos con una lija y un poco de maña.

Para el proyecto que emprendimos y que no os voy a contar hasta que lo acabemos (de momento está aparcado) necesitábamos también las dos manos. El proceso es el mismo y aquí tenéis un resumen.

Tenemos que agradecer a nuestros amigos Gloria y Juanda que nos prestaron sus manos aquella tarde, nosotros solos no habríamos podido hacerlo y mucho menos sacar fotos a la vez.

Si queréis pasar una tarde entretenida y quedaros con un recuerdo probad. Podéis hacer pies y manos de vuestros hijos, si son mayorcitos como para estar quietos un rato. También se pueden utilizar estas piezas como paso previo para prótesis de efectos especiales, hasta ahí no hemos llegado todavía pero espero que pronto podamos investigarlo y contároslo aquí.