Archivo de la categoría: Réplicas

Replicas de artículos de películas o televisión.

El Santo Grial


«La búsqueda del Cáliz de Cristo es la búsqueda de lo que hay de divino en nosotros»

Marcus Brody

Andar por el mundo siguiendo la pista del Santo Grial es muy cansado, así que hace unos años me decidí a hacer el mío, por supuesto réplica del que aparece en Indiana Jones y la Última Cruzada. Se trataba, como siempre de aprender partiendo de una cosa que me gusta y me divierte. Para réplicas más fidelignas y obras de arte ya están mis amigos Fedora_Smith y Restaurajones que hacen auténticas maravillas.

Como para casi todos los elementos de atrezo de las películas (props) se hicieron varios, y según el fotograma que seleccionemos veremos ligeras diferencias, pero en mi caso no se trataba de exactitud, sino de diversión, así que no voy a entrar en esas profundidades.

He de reconocer que de toda la vida al oír «es la copa de un carpintero», pensaba que se trataba de una copa de madera…hasta que me dí cuenta de que no tenía por qué ser así, sólo se referían a una copa humilde. Yo quise aprender a hacerla de escayola con una terraja.
Partiendo de distintas imágenes de la película hice un plano para cortar los negativos que iba a necesitar, y ya que lo tenía, lo modelé en 3D para hacerme a la idea de cómo iba a quedar.

El método consiste en ir añadiendo escayola sobre un eje hasta que llegue a la «plantilla» que le dará la forma, por eso la plantilla es el negativo de la forma que queremos obtener.En este caso, para obtener la parte cóncava necesitamos hacer una pieza previa con la forma del interior.

Vueltas y vueltas echando escayola poco a poco hasta que conseguimos la pieza. Como la terraja la corté a mano en una plancha de pvc, tiene imperfecciones, pero en realidad me gusta ver esas pequeñas mellas en el grial terminado.

Sobre esta, digamos, media esfera (aunque no lo es) vamos a construir la verdadera copa, pero para poder seguir echando escayola y que no se quede pegado, primero hay que tapar los poros y darle algo de desmoldante. (En este caso tapé los poros con cola blanca diluida y usé cera como desmoldante, ya que no tenía los productos específicos a mano, se apaña uno con lo que hay, que también es parte de la diversión)

Y más vueltas, y más escayola, poquito a poco..vamos llegando al borde de la terraja… y fin, copa acabada.



Una vez fuera del eje y separadas la pieza interior y la copa en sí, tapé el agujero que había dejado el eje en el centro con un poco de escayola y lo dejé secar.

A la hora de pintar utilicé rojo inglés para el fondo y pan de oro, que para no alargarme mucho aquí porque es un poco entretenido, no voy a explicar cómo se aplica (entre otras cosas porque no soy ni mucho menos experta). Si alguien tiene curiosidad hay muchos sitios en internet donde lo explica gente con más experiencia que yo.


Y para envejecerlo…bueno, puede que no sean métodos muy ortodoxos, pero fui dándole capas con un trapo de lo que se me iba ocurriendo. Pintura blanca, pintura gris, laca y polvos de talco…hasta meterlo en una bolsa con arena y agitarlo un rato.
Este fué el resultado.



Espero que os guste tanto como a nosotros. De vez en cuando bebemos un trago, por eso nos conservamos tan jóvenes.

Tablilla del Grial II. «El Calco»

Todo buen buscador del Santo Grial, dispone de algunas pistas para ayudarse en su camino, y llevar a cuestas la Tablilla del Grial sería una tarea demasiado pesada.
Por eso el bueno de Henry Jones tuvo la genial idea de hacer un calco sobre la piedra para poder guardarlo con el resto de la documentación que recopiló durante años en su famoso diario del Grial.

A pesar de ser un objeto que se ve pocos segundos en pantalla, todos lo recordamos ya que más tarde Jr consigue completarlo gracias al escudo del Caballero. (Siempre me pareció muy oportuno que estuviesen ambos grabados prácticamente a la misma escala)

A mí siempre me gustó más la primera versión, puesto que es la que Henry guardó y por eso es la que hemos reproducido.

Lo que más costó aunque pueda parecer una tontería fue encontrar el papel adecuado. Después de hacer varias pruebas y buscar por todas las papelerías especializadas dimos con un tipo de papel vegetal que tiene la misma textura e incluso la misma manera de «crujir» cuando se dobla.

En cuanto a la superficie a calcar, a pesar de disponer de varias tablas a tamaño natural, no es tan cómodo como lo pintan (nunca mejor dicho) calcar el dibujo sobre esa superficie y que quede siempre con el mismo aspecto, de manera que decidimos hacer una tabla especial. Nuestra «hacedora de calcos». Sólo un detalle de la «hacedora», para que veáis que todo requiere su paciencia, pegar una a una las letras no fue sencillo, pero mereció la pena.

Estos son los calcos obtenidos. Antes y después de plegar para guardar en el diario de Henry.

Lo tenéis disponible en nuestra tienda

Grabado al ácido

 

 

Vamos probando nuevas técnicas y esta vez le ha tocado al grabado al ácido.

En principio parecía un asunto más delicado del que ha acabado siendo, pero teniendo cuidado de no manchar donde no se debe y con unas buenas plantillas se pueden conseguir unos resultados muy buenos.
El líquido que se usa para grabar se puede comprar en tiendas de manualidades, aunque debe ser una bastante especializada, porque es un producto relativamente caro y no todas lo tienen.

Aquí tenemos unos vasitos en pleno proceso:

Sobre todo, hasta donde hemos visto hay dos complicaciones más o menos importantes:

La primera es que como todos sabemos no es lo mismo cristal que vidrio y aún siendo vidrio, no todos son iguales, de manera que los resultados no son los mismos según el material. (Ante la duda, como en todo, mejor si podemos hacer una prueba).

La segunda es que según qué pieza estemos grabando puede ser complicado poner la plantilla. Si es una superficie relativamente plana no tendremos problema, y una vez pegada la máscara sólo hay que dar una capa uniforme del producto de grabado y dejarla secar. Ya seca sólo tendremos que lavarla con agua. También se puede hacer por inmersión, pero a mí me parece una complicación innecesaria, al menos con la marca que yo he utilizado, que es bastante espesa y se queda bien colocada con un pincel.
Nuestra primera prueba fué un jarrón con el «Árbol Blanco» del escudo de Gondor, de El Señor de los Anillos (para ponerlo junto a nuestro espejo de Las puertas de Moria)

Es más problemático en un a pieza tipo vaso. El mero hecho de ser una superficie cilíndrica ya nos hace tener en cuenta la longitud total de la circunferencia, pero además, buena parte de los vasos son ligeramente cónicos, de manera que si pretendemos colocar un dibujo que recorra la pieza entera nos encontraremos que la parte superior de la máscara tendrá un radio diferente a la inferior, lo que nos lleva a deformaciones y arrugas indeseables, puesto que cada arruga es una posibilidad de que el líquido entre por donde no debe y perdamos definición.

Hasta donde sabemos, ésto sólo lo podemos solucionar haciendo pequeñas modificaciones en el diseño de la máscara y siendo muy cuidadosos a la hora de pasar el pincel si hay alguna arruga. Pero bien vale un poco de cuidado, cuando el resultado va a ser una cerveza bien fresquita al estilo de la Tierra Media.

Éste vaso tiene alrededor la inscripción del Anillo Único. Esto es lo que dice en lengua común, en una traducción bastante fiel:

Un Anillo para gobernarlos a todos. Un Anillo para encontrarlos.
Un Anillo para atraerlos a todos y atarlos en las tinieblas.

Una vez aprendido lo básico ya nos podemos atrever con cualquier tipo de personalización, desde iniciales hasta imágenes. Cambiando de saga, nos animamos a hacer un juego de chupitos con los escudos de cuatro de las casas de Juego de Tronos. Los tenéis disponibles en nuestra tienda.